9.5.14

golondrina

Pobre de ti, alma blanca, que brilla en la noche de la vida.
Pobre de ti, golondrina, a quien el mundo afilado corta las alas.
Pobre de ti, pequeña niña, que no tiene con quien jugar,
que dibuja personajes de los cuentos para sentir que no se ahoga en este mar.
A quien nadie de veras conoce, 
que a nadie su sangre se atreve a contar.
Dile a mi oído secreto
cuántas veces recortaron tu alma,
cuántas veces apagaron tus sueños,
cuántos alfileres punzaron tu pecho,
y cuántas veces más demostrarás
que de frágil nada tiene tu cuerpo de cristal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario