3.9.12

Ellos

Se sabían de los sueños y se habían encontrado en vida, al fin, que fue vida sólo después del encuentro.
Se sentían desde la mañana. En algún punto, una rutina. El resto, necesario, incontrolable, como cualquier deseo, como el deseo de besarse los labios una y otra vez, como el deseo de perderse de nuevo para sólo hallarse a ellos mismos entre sábanas o riendo en la madrugada.
Se querían sin decírselo ¿Sin decírselo? ¿Se querían? Poco importaba, al fin, si cualquiera podía verlo al pasar, su alma reflejándose en su alma. Nadie nunca más que ellos pudo entenderlos, pero todos conocieron la mística que despertaban, las chispas entre sus miradas.
Eran su música favorita, eran un momento, una misma voz, una palabra, un infinito, pero eran también mucho más que una metáfora y mucho más felices que cualquier canción de amor. Cada minuto juntos era un minuto nuevo, un despertar, un renacer, un volverse a conocer.
Ellos eran todo lo que querían saber y todo lo que querían tener. Su alma sobre su alma una vez más y llenaban cualquier vacío, pintaban cualquier color, ellos solos, ellos dos, en la vida, en el encuentro, en el sueño de nuevo.

5 comentarios:

  1. esto es precioso y es genial como podes bardear flacos en un post y como en otro podes ser un dulce de leche. te quiero bastante

    ResponderEliminar
  2. ai tiernita casemonon
    8u know)

    ResponderEliminar
  3. mucha ternura junta, vas a ganar mucho asi ehh

    ResponderEliminar
  4. vos no sos una chica cualquiera

    ResponderEliminar